Las setas de primavera

Está claro que las reinas del otoño son las setas, pero no por ello tenemos que pensar que no tenemos excelentes setas y hongos en primavera. Todo lo contrario, de hecho al ser de primavera son excelentes compañeras, eso sí, también son más raras y escasas, por lo que también suelen tener precios desorbitados.

Hoy os vamos a hablar de las setas que más conocemos,las  setas de San Jorge, las senderuelas y las colmenillas, su nombre varía dependiendo de la zona en la que estemos.

Setas de San Jorge:

setas de san jorge

Las setas de San Jorge (Calocybe gambosa), también son conocidas por moixernons en Cataluña. Por el nombre, ya os podéis hacer a la idea de que hace honor a la festividad de Sant Jordi que se celebra el 23 de abril, que es cuando hace muchos se empezaba a recolectar dichas setas, aunque hoy en día es desde finales de marzo cuando las podemos empezar a encontrar.

Estas setas son muy apreciadas, tienen un sombrero o copa muy carnosa de unos 4 a 15 cm de diámetro.

La época de recolección, como os comentaba, va desde finales de marzo o principios de abril hasta primeros de junio o incluso, y si la primavera ha sido buena con estas setas, podemos encontrarlas hasta finales de julio.

Con estas setas se suelen preparar todo tipo de elaboraciones, desde cremas y guisos de carne o pescado, hasta revueltos con huevos.

 

Senderuelas:

senderuelas

Las senderuelas ( Marasmius oreades) se conocen también como seta de corro, carrerola, ninfa, capucha, seta de carrerilla, corraleda, reguerilla, pucheruelo, senderina, pucherete, senderillas, culubrujas, carreretes, etc. Esto es porque suelen crecer muy juntas y como formando senderos.

Es una seta pequeña, con un sombrero que llega, como mucho, a los 7 cm de diámetro y un pie muy alargado, de unos 9 cm. De éstas setas se consume, principalmente el sombrero, que es carnoso, que tiene un sabor dulzón. La podremos ver en unos días en los mercados ya que es una seta que empieza a finales de mayo en lugares frescos y muy bien regados. Y duran hasta que vuelve el frío o el calor es tan intenso que impiden que crezcan.

Para su conservación se unen varios sombreros con un hilo y se tiende para que se deseque. Así deshidratado se guarda para su consumo posterior.

La razón por la cual esta seta tiene sabor dulce se debe a la presencia de trehalosa, un tipo de azúcar que permite que la seta reviva al contacto con el agua, tras haber sido deshidratada, además de posibilitar la reproducción celular y la creación de esporas para volver a reproducirse.

El precio de estas setas es bastante más barato que las anteriores o las que veremos ahora, las colmenillas. Y las elaboraciones en las que se utiliza es muy similar al resto: para arroces, guisos, revueltos, salteados, etc.

 

Colmenillas:

colmenilla

 Las colmenillas (Morchella)están formadas por un pie de color blanco y de sombrero tienen una forma esférica de unos 6 a 10 cm de ancho con la característica de parecer una colmena de avispas. Crecen debajo del Ciprés.

Las colmenillas no son carnosas, de hecho no tienen a penas carne, si no que tienen una textura muy similar a algunas algas. Y cocinadas tienen un aspecto gelatinoso.

Las colmenillas no se pueden consumir en crudo por su toxicidad, según los expertos hay que combinar el secado y la cocción.

De esta manera constituyen un excelente comestible por su delicado sabor y aroma exquisito, especial para salsas y saborizar comidas.

 

En definitiva, con las setas de primavera el festín gastronómico, que se inició en otoño, continua unos meses más.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s